Cómo conciliar el sueño cuando se está muy acelerado


Cómo conciliar el sueño cuando se está muy acelerado Son épocas difíciles del año. El cansancio de todo lo hecho, la cercanía de las festividades, las ganas de que lleguen las vacaciones hacen estos días tan especiales como insufribles. Si a pesar de seguir tu rutina de running como habitualmente, esto no te está ayudando a relajarte y te encontrás yendo a la cama sin conciliar el sueño, aquí van algunos consejos para que te reconcilies con la almohada. Revisá entonces qué es lo que estás comiendo. Los alimentos que escojamos pueden sumar o restar puntos, tanto en lo relativo a nuestra salud como bienestar en general. Existen ciertos alimentos considerados como “relajantes“, recomendados para propiciar un estado de mayor relajación, descanso, y un sueño más óptimo. El sueño se ve influenciado por la dieta: tanto por los hábitos alimentarios que tengamos en sí, como por la incorporación o carencia de ciertos nutrientes, y la formación de hormonas que participan en los ciclos de vigilia y sueño, en especial, después de los 30 años, por exceso de estrés, trabajo nocturno, viajes largos o incluso la dieta, etc. Los nutrientes que sí favorecen un mejor sueño son: - El calcio: no se encuentra sólo en los productos lácteos, también está presente en las semillas de sésamo, las almendras, el brócoli y demás vegetales de hoja verde. - El magnesio: incorpora siempre frutos secos y productos integrales. - El triptófano, un compuesto presente en carnes y pescados sobre todo. - Vitaminas B1 y B6: el germen de trigo y la levadura de cerveza, dos complementos y alimentos naturales, como mejores aliados. Por el contrario, mantenete alejado de los siguientes hábitos y alimentos: - No cenes de más: las cenas muy copiosas o difíciles de digerir (ricas en grasas o hiperproteicas) son muy poco recomendables en este sentido. Aumentan la acidez del estómago, prolongan la digestión y facilitan el reflujo esofágico. - Procura evitar las bebidas o infusiones excitantes, tales como las bebidas colas, café, té y el alcohol. Se también muy moderado con el chocolate, si vas a darte un gusto. - No incluyas ( o porciones muy limitadas) huevos, carnes rojas y embutidos en tu cena, ya que reducen la producción de serotonina y aumentan la de adrenalina, el resultado: potencian el estado de alerta. - No utilices especias muy picantes, ya que aumentan la temperatura corporal. - No te excedas con los dulces, ya que el azúcar -en especial, el refinado- disminuye la función de la vitamina B1. Siempre procurá basar tu cena en alimentos de origen vegetal ya que mantienen un nivel de glucosa constante que disminuye gradualmente a lo largo de la noche. Los más indicados son los farináceos  y los integrales (patata, masas, pasta, arroz). Fuente: El mundo de los corredores