Corridas de recuperación: por qué son buenas


Corridas de recuperación: por qué son buenas Las corridas de recuperación son relativamente cortas, a ritmo lento y dentro de las 24 horas posteriores a un gran esfuerzo. Las practican los top runners del mundo y siempre se ha dicho que su poder curativo estaba en que hacen retornar la sangre a las piernas, limpian el ácido láctico, entre otros pros más. Sin embargo, esto es falso. De hecho, el ácido láctico retorna a los niveles normales dentro de una hora después de haber terminado esa carrera exigente. Tampoco es el causante de la fatiga. En definitiva, las corridas de recuperación no aceleran la recuperación. Pero entonces, ¿qué beneficios tienen? El beneficio está en que aumenta tu aptitud física, tanto como las carreras largas lo hacen, podríamos decir. Esto lo logran porque desafían a tu cuerpo a correr en un estado de pre-fatiga (fatiga persistente de un entrenamiento o ejercicio previo). Las adaptaciones de la aptitud física ocurren no tanto en proporción a cuánto tiempo pasás ejercitándote sino en relación a cuánto lo hacés cuando ya pasaste el punto inicial de fatiga. Se los llama entrenamientos “clave” (corridas que desafían en el ritmo o duración) e impulsan tu superación física. Por su parte los recovery workouts, se practican totalmente dentro de un estado de fatiga y por eso es que logran una mejoría sustancialmente mayor a pesar de ser más lentos o más cortos. Así se ha demostrado gracias a un estudio llevado a cabo en la Universidad de Copenhagen, Dinamarca. Aquí, algunos tips para unas corridas de recuperación más efectivas: * Solo son necesarias si corrés cal menos 4 veces por semana. Así, las primeras tres tienen que ser ejercicios “clave” y la cuarta una de recuperación. * No es necesario incluir una corrida fácil cada dos muy fuertes, ni tampoco es aconsejable hacer dos corridas fuertes con menos de 24 horas de diferencia. * Recién se vuelven necesarias las de recuperación cuando comenzás con un entrenamientos de alta intensidad y fondos exhaustivos. La proporción es de 1 clave y 1 recuperación. * No hay ninguna regla fija sobre la duración o el ritmo apropiado de las de recuperación. Hay que controlar de no excederse demasiado en ninguno de los dos casos pero la experimentación será lo que ayudará a encontrar la fórmula ideal para cada corredor.

http://www.lap.cx/entrenamiento.php?id=900