¿Dónde está la política gerontológica?

Rafael Álvarez Cordero-¿Dónde está la política gerontológica?

¿Dónde está la política gerontológica?
La política gerontológica es una exigencia elemental
de toda política social. 

R. Moragas
Mi querido viejo: esta semana tuve el gusto de asistir a una serie de conferencias que presentó la Asociación de Jubilados y Pensionados del Sector Financiero en México A.C., ejemplo de organización y promoción de un envejecimiento saludable.
Allá en Coyoacán, en el barrio de La Conchita, más de un centenar de queridos viejos estaban desde temprano en el auditorio Ana María Hernández, gracias a la invitación de Norberto SuárezAurora Ávila Aguirre y Rodrigo Olivera Díaz. No importó que en la mañana hubiera un poco de frío; con entusiasmo llegaron a escuchar a excelentes conferencistas: el doctor Ignacio Orozco, la doctora Laura Gutiérrez, la licenciada Dolores Alonso, la doctoraAna Muñoa, y el doctor Octavio Ábrego, que trataron los más importantes temas que debemos conocer para prevenir enfermedades, tratarlas a tiempo y lograr, —como dijo la doctora Gutiérrez—, el envejecimiento exitoso.
¡Qué linda palabra!, ¡qué hermoso anhelo!, ¡qué buen deseo!, tener un envejecimiento exitoso. Tú sabes, querido viejo, que éste ha sido el tema central de la columna que escribo para ti: que podamos tener y hacer lo necesario para que estos nuestros años viejos sean plenos de salud, alegría, optimismo y que cada día sea un éxito personal y familiar.
Me dio mucho gusto escuchar cómo, al romper con los mitos que suponen que todos los viejos somos achacosos, enfermizos e inútiles, los conferencistas promueven la mejor calidad de vida para nosotros, aprovechando que hoy tenemos muchas formas de prevenir y descubrir a tiempo enfermedades y muchos métodos para tratarlas cuando se presentan, pero además cada día se conoce más la importancia de la actividad física y mental, el ejercicio de los músculos y de los huesos, junto con el ejercicio del cerebro y de la mente, que nos permite seguir viviendo ciento por ciento.
Felicitaciones a esta Asociación, a sus organizadores y a sus numerosos miembros, que dan ejemplo de lo que debemos hacer en todo el país, y lo digo porque cuando veo lo que ya se está haciendo en otros países, siento envidia, porque los viejos de Europa, muchos de Estados Unidos y seguramente muchos más en otros rincones del planeta, se unen para disfrutar la vida y para hacer ver al gobierno sus necesidades y demandas; en tanto que aquí esto no ocurre, los grupos, buenos o excelentes, trabajan aislados, aquí he hablado de la Asociación del Personal de la Armada en Situación de Retiro, el grupo Una Canita al Mar, el grupo Omega de Tránsito Escolar y Educación Vial y otros más, pero debemos reconocer que somos millones y no recibimos la atención que merecemos, y sin embargo aquí estamos y podemos ser útiles a la sociedad.
Y al asomarme al internet, veo que hay cada vez más asociaciones de jubilados y pensionados en el país, y veo que hay en Chihuahua, en Sinaloa, en La Laguna, en Morelia, en el Instituto Mexicano del Seguro Social, en la Universidad Nacional Autónoma de México, y seguramente en muchos otros lugares, pero aún falta mucho. 
En México no hay una política gerontológica, lo han dicho los expertos comoRicardo Moragás y José Carlos García Ramírez; 12 millones de viejos la merecemos. ¿Tú qué opinas, querido viejo?
                Médico y escritor
                raalvare2009@hotmail.com
                www.bienydebuenas.com.mx



http://www.excelsior.com.mx/opinion/rafael-alvarez-cordero/2013/11/09/927728