¡Que viva el poder gris!

Rafael Álvarez Cordero-¡Que viva el poder gris!

La experiencia es una riqueza nacional.
 FIAPA
Pues sí, mi querido viejo, cada día nos damos cuenta que no sólo somos muchos en México y en todo el mundo, sino que en otros países los viejos se están uniendo y que su crecimiento como grupo social tiene ya un impacto político, económico verdaderamente sorprendente, tanto que es llamado el Poder Gris (por nuestro cabello con canas).
Debemos reconocer que en nuestro país no hay muchos grupos de viejos, jubilados o no, que se reúnan con un objetivo real de mejorar sus condiciones de vida, ciertamente hay grupos que promueven la actividad física, la alegría de vivir, etcétera, pero hasta donde sé, no hay ningún grupo que haga presión política para mejorar nuestras condiciones de vida.
Conozco algunos grupos, el Grupo Omega de Tránsito Escolar y Educación Vial, más de 150 queridos viejos que tienen una hermosa labor con los escolares de primaria; hay otro grupo que he conocido: la Asociación Nacional del Personal de la Armada de México en Situación de Retiro ANPAENRET, que tiene mucha actividad, y sé de asociaciones de jubilados y pensionados de diversas instituciones, nada más.
Pero lo que veo en otras latitudes, querido viejo, es para dar envidia: en Europa ya hay la Federación Internacional de Asociaciones de Personas Mayores (FIAPA: Fédération Internationale des Associations de Personnes Agées), que agrupa cientos de grupos en todos los países del viejo continente que se han unido para hacer presencia y para demandar de las autoridades que volteen a verlos, los tomen en cuenta, prevengan lo necesario para su vejez y los protejan sanitaria y financieramente.
En Estados Unidos hay la Asociación Americana de Personas Retiradas, con más de 35 millones de miembros, el Consejo Nacional de Ciudadanos Senior, La Asociación Nacional de Profesores Retirados y otras más.
Eso no existe aquí, y seguimos alabando a las instituciones públicas y privadas que atienden a los viejitos, les dan vales y tarjetas de descuento,  los llevan en un autobús a dar la vuelta a Chapultepec o que les enseñan manualidades o macramé.
Los gobiernos de esos países ya han volteado a ver a los viejos organizados por varias razones: porque son un grupo de presión que exigen sus derechos y deben ser tomados en cuenta, porque su influencia en las familias y en la sociedad es grande (la experiencia es una riqueza nacional), y porque finalmente, son fuente de votos para los políticos que quieren llegar al poder.
¿Qué tenemos en el país?, ¿se ha dado a conocer el llamado Poder Gris?, lamentablemente no, seguimos siendo ignorados, relegados y discriminados, aceptamos lo que venga como una dádiva y eso no se vale, querido viejo.
Todo tiene su tiempo, y creo que el tiempo de los viejos está llegando; aún falta mucho, querido viejo, pero tú tienes ideas, tienes proyectos, no sólo para ti, sino para quienes hemos llegado a esta maravillosa edad; esta columna es para ti, y aquí aparecerán todas las propuestas para que pronto podamos exclamar alegres: ¡Viva el Poder Gris!
                Médico y escritor
                Raalvare2009@hotmail.com
                alvarez@obalon.com.mx