Dolor de espalda en corredores: causas y prevención

El ritmo de vida, el estrés diario, las horas frente a la computadora, etc, hacen que la espalda sea uno de los puntos del cuerpo que más se resienten. Inclusive para los corredores se suman más factores que pueden sobrecargar la zona. Enterate qué causas se pueden evitar en esta nota.

La espalda suele ser una de las partes más propensas de nuestro cuerpo a sufrir lesiones o molestias. Y más en concreto la zona lumbar. Los motivos pueden ser varios, pero generalmente una de éstas puede ser la causa:

Agacharse o levantar pesos incorrectamente.
Tener una vida o trabajo muy estresante.
Dormir con un colchón viejo o de mala calidad.
Andar encorvado.
Dormir sin almohada o en su defecto con una almohada
que no se ajusta a nuestro cuerpo.
Sentarnos con malas posturas.
No tener bien trabajada la zona paravertebral.
Correr con unas zapatillas no adecuadas para el running.
Correr con unas plantillas deficientes.
Obesidad por culpa de comer mal.
Correr con una técnica deficiente.
Correr en superficies muy duras
Estas son algunas de las causas que, juntas o por separado, nos pueden llegar a producir alguna dolencia lumbar y que utilizando una buena técnica para correr podemos evitar.

Una pared abdominal tonificada es necesaria para mantener una buena postura al correr, evitando problemas en la zona lumbar. Cuando hago abdominales (o sea contraigo sus músculos), estoy relajando la musculatura lumbar.

Así pues, recomendamos después de hacer nuestro entreno de carrera realizar 3-4 series de abdominales de unas 15 repeticiones. Por un lado destensamos la zona lumbar y por otra ganaremos estabilidad cosa que nos permitirá gozar de mejor técnica para correr.

A la par, si juntamente con las abdominales hacemos otras 3-4 series de flexiones, habremos hecho un trabajo más equilibrado. Si sólo corremos, trabajamos el tren inferior y muchas veces nos olvidamos del superior. Un tren superior bien trabajado nos ayuda a hacer más eficaces los movimientos de inspiración y expiración en la carrera.

Estas flexiones y abdominales, juntamente con unos buenos estiramientos (indispensables), de piernas y espalda los podríamos considerar como el entrenamiento oculto.

Son pequeñas cosas que nos ayudarán a mejorar nuestra técnica para correr y a gozar de mejor salud.
Fuente: El mundo de los corredores