Lección para correr: cómo elevar el nivel de esfuerzo


Lección para correr: cómo elevar el nivel de esfuerzo Inconscientemente, la prioridad número uno del cuerpo es sobrevivir. Esto significa que desarrolla mecanismos naturales para prevenir situaciones y eventos que amenacen el bienestar físico.En cierta manera, correr una carrera va en contra de esos instintos de supervivencia por eso te contamos cómo superar esa pelea mente-cuerpo para poder superarte al correr. En los últimos kilómetros de una competencia tus piernas arden (señal dirigida a tu cerebro de que no tienen suficiente oxígeno) y tu estómago se retuerce a la par que la sangre es dirigida hacia los músculos que están trabajando. El cuerpo te grita que pares y mientras tu mente te incita a seguir corriendo. Prepararse para esta lucha entre cuerpo- mente es uno de los mayores desafíos de los corredores de resistencia y el éxito no está en aumentar la tolerancia al dolor sino en entrenar al cuerpo para esos desafíos específicos que deberá encarar en la carrera. La primera destreza que tenés que fomentar es el de aumentar tu nivel de esfuerzo. Tenés que tener presente que a medida que la carrera avanza, se va necesitando cada vez más esfuerzo para mantener tu ritmo deseado. Es decir, ir a 7 minutos el km en una media maratón siempre será más fácil en los primeros tres kilómetros que en los últimos tres. Muchos corredores entienden este hecho pero, sin embargo, no es algo para lo que se entrene a conciencia. Por eso, lo mejor es buscar ejercicios (o pedírselos al entrenador) que enseñen a aumentar el nivel y a superarse más allá del estado de fatiga e incomodidad. Lo segundo que hay que tener en cuenta es que sepas en todo momento que no importa cuánto dolor puedas sentir, no vas a morir. Suena algo feo decirlo así pero esa área de dolor que hay que atravesar para superarse es lo que hace avanzar a los deportistas y a seguir superándose. Cuanto más puedas soportar esa franja de incomodidad absoluta que genera el máximo esfuerzo, más cerca estarás de lograr el podio. La mejor manera para lograr aumentar el nivel de esfuerzo es no pensar “no puedo” dar más de lo que estoy dando ni decir “no puedo ir más rápido de lo que lo estoy haciendo”. Allí está hablando el miedo a no poder terminar el entrenamiento. En cambio pensá que en vez de aminorar tu marcha porque estás cansado, vas a hacer ese extra para no bajar el ritmo. Ese cambio de mentalidad te llevará a mejor aún de lo que pensabas que podías ser.

Lección para correr: cómo elevar el nivel de esfuerzo - Guía LAP