Cómo mantener la motivación en el tiempo


Cómo mantener la motivación en el tiempo Para muchos, más difícil que empezar a correr es seguir haciéndolo durante muchos años. Para lograrlo, es fundamental mantener en el tiempo la motivación y la ilusión por seguir haciéndolo. Tratar de buscar incentivos, nuevos retos, nuevos paisajes e incluso nuevos compañeros pueden ser algunas de las claves para que nuestra motivación a la hora de correr no pase por ningún tipo de crisis. A continuación, te ofrecemos 16 consejos prácticos para que nuestro grado de afición y motivación ante el running se mantenga alto durante muchos años: 1. Busca metas pequeñas y próximas en el tiempo en lugar de metas muy elevadas y a largo plazo. 2. Trata de positivizar hasta los malos momentos. Si estás en un día flojo piensa en el último bueno que tuviste. 3. No pienses en lo que te queda por hacer. Huye de la ansiedad por lo que has de hacer y piensa en todo lo que ya has hecho. 4. Los días que no tengas muchas ganas de correr sal a descubrir nuevos paisajes y caminos. 5. Cuando veas que estás en un día complicado olvídate del ritmo y simplemente sal a correr. 6. Cada vez que pienses que hoy no vas a salir a correr y finalmente lo hagas, te sentirás con un autentico subidón de orgullo por haber superado ese mal momento. 7. Queda con tus compañeros de entrenamiento o busca si no los tienes. Ellos tirarán de ti y tú de ellos en los días más flojos… Hoy por ti, mañana por mí. 8. Date un capricho “de running” de vez en cuando: unas zapatillas nuevas, una camiseta a estrenar… Eso te invitará a estrenarlas y por tanto a entrenar. 9. Lee o ve películas positivas, repasa vídeos de competiciones exitosas de atletas conocidos o incluso tuyas. Eso te cargará las pilas. 10. Cuando lleves un tiempo sin salir a correr acude a alguna competición deportiva; echarás de menos cuando tú lo hacías y querrás volver a ser protagonista y no espectador. 11. Si llevas un tiempo estancado en los resultados de tus carreras cambia de escenario. Busca nuevas referencias que batir de cara al futuro 12. Recuerda siempre por qué empezaste a correr y por qué sigues corriendo. No es ninguna obligación, es una elección de algo que nos gusta hacer. 13. Cuando termines un entrenamiento que ha sido difícil date un premio; puedes incluso planteártelo antes de realizarlo para que sepas que al final te está esperando esa recompensa. 14. Si un día realmente estás muy cansado o desmotivado no corras; posiblemente al día siguiente tendrás de nuevo ganas. Todos tenemos días mejores y peores en todos los ámbitos de nuestra vida. 15. Comparte con tus amigos o tu pareja tus sensaciones negativas igual que compartiste tu alegría cuando estabas pletórico. Seguro que ellos te proporcionarán otra perspectiva que te ayude a dar ese pasito hacia delante. 16. Un buen entrenamiento, una buena comida, una buena película, buena compañía… piensa que entre las cosas que más te gustan está el correr. En ello no hay obligación, no tienes nada que demostrar, no tienes ninguna presión, estás corriendo simplemente para disfrutar y disfrutas corriendo, eso es todo; no hay nada que apetezca hacer más que aquello que te gusta. Vía: El mundo de los corredores