Identificá si estás sobreentrenado y comenzá a revertirlo


Estamos en la recta finalísima del año y llega el momento de mirar hacia atrás, evaluar lo hecho y aprender de lo bueno y de lo malo. Después de un 2012 a pura carrera, entrenamiento y cuestas, ¿estás sobreentrenado?

Primero, sentí si tu cuerpo está por demás fatigado, o tiene extrañas -rozando lo muy feas- sensaciones, empezás a fallar en tus propósitos y notás tu humor algo irascible tal vez ya hayas entrado en los síntomas del sobreentrenamiento. Es momento de tomar medidas pues exigirte más de la cuenta puede llevarte a:
- Problemas en el sueño: desde falta a levantarte sintiendo que no descansaste lo suficiente;
- Pobre funcionamiento del sistema inmune y, por ende, más propensión a enfermar,
- Falta de apetito y variaciones en el humor;
- En mujeres, se puede llegar a la pérdida de la menstruación.
Ahora bien, si llegaste a este límite es hora de poner manos a la obra y revertir el mal momento. ¿Cómo?
- Abandoná el plan de entrenamiento que estabas siguiendo: sumá descanso, restá kilómetros y salteá las partes más sacrificadas.
- Si el sobreentrenamiento está muy avanzado, ejercitá sólo 2 ó 3 días por semana, y nunca más de 45 min.
Con estas medidas, los síntomas empezarás a menguar pero no es momento de relajar tus medidas porque puede que vuelvas a caer en la misma trampa.