La importancia de ejercitar el tren superior para mejorar

Nos gusta correr y queremos mejorar diferentes aspectos de nuestro rendimiento y bienestar. El correr tiene muchos efectos positivos en nuestro organismo, como obtener menor frecuencia cardíaca en el esfuerzo y en el reposo, menor frecuencia respiratoria, mayor capacidad de trabajo y oxigenación. Éstos ayudan a prevenir lesiones musculares, lograr una mejor recuperación y coordinación neuro-muscular y mayor eficiencia mecánica.


Para obtener resultados satisfactorios es muy importante que no nos olvidemos de ocuparnos también de nuestro tren superior y por ello destacamos que  entrenar solamente nuestra base aeróbica no es suficiente. Ni tampoco tener solamente las piernas fuertes porque cuando corremos trabaja toda nuestra estructura corporal.
La PARED ABDOMNIAL  y los espinales SON  NUESTRA MUSCULATURA DE SOSTÉN, si logramos fortificarla, todo nuestro cuerpo estará estable y protegido frente a los pequeños impactos que recibimos al correr.
Para poder correr con una técnica correcta, nuestros músculos de la espalda y de  los hombros también deben estar fuertes para evitar el vicio de una mala postura.


Por estas razones resaltamos la importancia realizar un trabajo de fortalecimiento muscular general de los grandes grupos musculares, tanto en los miembros inferiores como en los superiores y en los abdominales y espinales.
Con dos estímulos por semana de trabajo de fortalecimiento general será suficiente como para complementar  nuestras salidas de running. Lo conveniente es intercalar las sesiones de fuerza con las aeróbicas para  asegurarnos que nuestro cuerpo no esté fatigado al momento del esfuerzo.

Si no disponés de tantos días para entrenar incorporá dentro de tus salidas de running algunos bloques de fuerza (un circuito con 6 estaciones) sin hacer mucha pausa, de esta manera seguirás trabajando en base aeróbica además de estar haciendo un fortalecimiento general.

Músculos a veces olvidados

Pared abdominal y espinales: variarlos permanentemente. Estos músculos podes estimularlos todos los días, inclusive los días que solamente corrés.
Miembros superiores: Dorsal ancho y deltoides principalmente, los cuales permiten tener una buena postura durante el correr
A ejercitar:
1. Abdominales: Acostado boca arriba con las piernas apoyadas en el piso, subo los primeros 30.
      Espinales: Nado largo y abduccion de escápulas

2. Remo bajo - Vuelos posteriores

Siempre realizá los trabajos dirigidos por profesores capacitados en el área, para garantizar la ejecución correcta de los mismos sin perder tiempo y no desmotivarse en su práctica.

Por Luciana López, Licenciada en Aptitud Física y Salud