¿Qué hacer cuando no mejorás en tu entrenamiento?

Suele ser habitual en todas las actividades físicas. El entrenar y no mejorar es el temido estancamiento y se debe a que el organismo se ha acostumbrado a nuestros entrenamientos y cuando intentamos ir a mayor intensidad no somos capaces de dar la talla. Entonces, ¿qué hacer cuando no mejorás en tus entrenamientos?

Una de las causas es la falta de fuerza en la musculatura implicada en la carrera. Trabajar la fuerza no es meterte en el gimnasio a ponerte cachas, sino a fortalecer los músculos que participan en la carrera y aquellos que no lo hacen tanto para evitar descompensaciones. Un trabajo de fuerza-resistencia es el más adecuado (poco peso y más repeticiones). Esto no debe de ser algo puntual, sino continuo a lo largo de toda la temporada.

Los estiramientos son algo también a tratar. Correr vicia a los músculos y los limita a una longitud de trabajo, si sobre esta longitud hacemos ejercicios de flexibilidad y la mejoramos tendremos mayor calidad de movimiento y al mismo tiempo menos posibilidad de lesiones.

¿Respetás los descansos?. Si no dejás que tu cuerpo recupere lo suficiente para que asimile el entrenamiento tendrás una fatiga crónica que evitará que avances. Pensar que cuanto más se entrene más se va a mejorar es un gran error.

Planificá tus entrenamientos, para evolucionar en la carrera no solo hay que correr y correr (por contradictorio que parezca). Habrá días de rodajes largos, otros de series de más intensidad y otros de trabajo de fuerza muscular. Saber lo que se tiene que hacer cada día y tener una buena planificación hace que todo sea más lógico a la hora de mejorar.

Entrená variado: para evitar que el cuerpo se acostumbre a los entrenamientos y se estanque hay que darle duro al principio de variabilidad del entrenamiento. Alterna la carrera con días de bici o natación, que también trabajan la resistencia aeróbica.

No todo es carrera continua: esta es la causa principal por la cual la gente se suele estancar, el cuerpo se acostumbra a la carrera y llega un momento en el que como hacemos los mismo nos cuesta avanzar.
Fuente: El mundo de los corredores