Tips para mantener la motivación siempre alta

Cuando empezamos a correr, nos sentimos física y anímicamente plenos instantáneamente pero, muchas veces, los resultados esperados no se dan tan pronto. Eso tiende a erosionar nuestra motivación, y algunos terminan abandonando.Por eso, es bueno tener en cuenta algunas recomendaciones.

1. Eligir objetivos que se ajusten a tus posibilidades reales, que sean retadores pero dentro de tus límites razonables;

2. Buscar entrenar en condiciones favorables: el lugar donde entrenás, los compañeros, la relación con el entrenador, la distancia al lugar de entreno son importantes para superar momentos duros;

3. Procurar estudiar los posibles contratiempos que te vas a encontrar y proponerte soluciones para ellos antes de que ocurran;

4. Entrená duro pero no te obsesiones, pues puede ser perjudicial (alterná con una buena lectura, salir con los amigos, estudiar);

5. Sentite orgulloso de lo que hacés y no te centres únicamente en lo que deberías haber hecho o en cómo podías haber entrenado mejor;

6. Tené en cuenta (y valorá) tanto los resultados que vas obteniendo, como el esfuerzo, trabajo y disciplina que inviertes aún si te faltó poco para lograrlo;

7. Recordé cada detalle de lo que hiciste para alcanzar el éxito, para trabajar a futuro sobre ellos, y mejorar

8. Todos cometemos errores y debemos aceptarlos, también, como parte del proceso de mejora: analizalos a profundidad, entendiendo donde fallaste

9. Diviertite haciendo lo que más te gusta: corras por el motivo que sea, siempre lo harás mejor con una adecuada dosis de diversión.

Nos falta mucho para llegar a los niveles de competición, así que si disfrutás esto, tu rendimiento será mayor. Disfrutá corriendo y hacé lo posible por mantener en ti, la esencia de este deporte.
Fuente: El mundo de los corredores