El dolor crónico de rodillas


Un problema habitual en muchos corredores, es el dolor crónico de rodillas.

Si bien esto puede tener muchas causas (desde malas posturas hasta problemas óseos), lo más común es que tenga relación con la superficie en la que se corre. En efecto, en muchos casos, las heridas ocurren luego de un tiempo constante de exponerlas al trote sobre el pavimento.

Este movimiento repetitivo de trote sobre una superficie dura, va desgastando las articulaciones, y eventualmente puede surgir el molesto dolor de rodillas. La buena noticia es que con estos consejos caseros, se puede aliviar, o puede ser disminuido:

a) Ni bien sientas las primeras molestias, asegúrate de cambiar de lugar de entrenamiento, y elige una pista bien plana, porque es la condición de menor exigencia a las rodillas;

b) Sin embargo, si el dolor es suave pero constante y molesto, y la rodilla no parece encontrar su posición, se deberá parar de correr durante unas pocas semanas: es duro decirle a un corredor que pare de correr pero un buen atleta sabe escuchar a su cuerpo, y se dará cuenta de que, a veces, apenas un poquito de descanso es todo lo que se necesita;

c) Ponerse hielo en el área afectada, dándose masajes al área a medida que se aplique el hielo, para que el mismo no lastime la piel;

d) Envuelve la rodilla con una venda para proporcionar presión a la misma, este vendaje no debe ser demasiado apretado ya que es esencial, que se mantenga la circulación en el área;

e) Mantén elevada la rodilla apoyándola sobre una silla. Si estos procedimientos no funcionan, y el dolor continúa, debe concurrir indefectiblemente a su doctor: él sabe que deseamos volver a correr tan rápido como sea posible. Así que nos prescribirá las medicaciones, terapias físicas, o aplicaciones para el calzado, más efectivas para estar pronto nuevamente en las pistas.

http://www.guialap.com/entrenamiento.php?id=394