Que la lluvia no te deje sin correr

El calor y la humedad del verano traen lluvias estivales que muchas veces llevan a los corredores a interrumpir el entrenamiento durante varios días. No te dejes estar y descubrí algunos trucos para correr aún cuando llueve.

Si la lluvia es leve, ¡no dejes que el cielo gris te desanime! Cargá lo mínimo indispensable y seguí estos consejos para tener una experiencia pasada por agua pero placentera.
1. Realizar un recorrido conocido, plano y despejado de tierra y vegetación para evitar accidentes.
2. No cargarse con ropa extra, ya que con el agua la carga de peso puede volverse excesiva, en especial en verano, cuando el calor persiste a pesar de las tormentas, es recomendable llevar un impermeable liviano encima de la ropa de entrenamiento habitual.
3. Utilizar calzado adecuado, con suelas de goma para no resbalar.
4. Prevenir ampollas colocando vaselina sólida en las zonas del pie que se rozan con las zapatillas.
5. Usar visera, gorra o anteojos de sol para asegurar una buena visión panorámica.