Estrategias para superar la ansiedad en las carreras

A todo corredor le llega un momento en el que se cuestiona la efectividad de su entrenamiento, su capacidad y su habilidad para superar los obstáculos de las carreras, sin importar la experiencia o tiempo llevado en el deporte. Para calmar la ansiedad, nada mejor que un cable a tierra.

Los miedos muchas veces se interponen en el camino al éxito, y son muchos los corredores que se cuestionan sobre su desempeño y sus capacidades deportivas.
Los pensamientos negativos se asocian con las situaciones de stress, el miedo al fracaso y la inseguridad; las situaciones que nos provocan ansiedad pueden variar, pero detectar el origen de estas sensaciones puede ser la forma de superarlas.
Algunos de los miedos y motivos de ansiedad más frecuentes de los corredores son:
1. Dificultad para correr por tiempos prolongados sin intercalar caminatas: Caminar no es un pecado, sino un recurso para descansar sin detener por completo el movimiento, prevenir lesiones y respetar la necesidad del cuerpo de moverse a un ritmo más lento. Intercalar caminatas en la carrera permite cubrir una mayor distancia y, si el corredor desea aumentar los tiempos de carrera en velocidad, es una capacidad que se puede entrenar para la siguiente carrera.
2. Sensación de fatiga y exceso de sudoración: muchos corredores temen pasarla mal en la carrera, sufrir hinchazón y fatiga antes de terminar la prueba. Lo mejor para evitarlo es no excederse en los entrenamientos en los días previos a la competencia, dormir bien la noche anterior y, en los días posteriores, descansar adecuadamente para permitirle a los músculos recuperarse correctamente. La resistencia también es una habilidad que se puede entrenar, pero que se da de manera progresiva y no debe ser forzada.

3. Presencia de corredores más veloces en la carrera: muchas veces la autoexigencia dicta la necesidad de ser los mejores en todos los aspectos de la carrera, pero lo cierto es que siempre habrá personas más rápidas y más lentas y esto no es malo. Mejorar los tiempos personales es una tarea a la que el corredor puede abocarse en los entrenamientos y poner a prueba en cada competencia, pero como una manera de superar marcas propias y no como una obsesión.

4. Tiempo limitado para entrenar y miedo de no llegar en buen estado a la carrera: Las agendas de los corredores son muy complicadas, en especial para aquellos que no se dedican de manera exclusiva al deporte, y hay veces en que los entrenamientos se ven limitados por otros compromisos. Siempre hay tiempo para seguir entrenando, y hay otras carreras más adelante en las que se puede dar otra oportunidad – en la ciudad de Buenos Aires en particular, hay al menos una carrera de calle por mes, auspiciadas por distintas marcas que pretenden acercar el deporte a todos. No perder la paciencia es la clave para seguir disfrutando del running.