Flexibilidad en la columna: estirar es la clave

La razón por la cual la columna vertebral está compuesta de una serie de huesos encadenados en lugar de uno solo, es que se requiere que esta zona sea flexible para permitir el movimiento en el resto de las partes del cuerpo.

La espalda es uno de los sectores que más impacto recibe en cada zancada, además de las piernas, y por lo tanto fortalecer los músculos, tendones, tejidos y los propios huesos que la componen es importante para poder sostener el peso y mantener estabilidad en la carrera.
Loa estiramientos de espalda permiten descomprimir tensiones y disminuir las molestias y dolores que pueden aparecer después del entrenamiento, además contribuir a una mejor postura y movilidad.
Es importante dedicar parte de las sesiones de estiramiento a la espalda, para permitir una mejor irrigación sanguínea a la zona, tonificación muscular y preparación del cuerpo para el reposo posterior a la carrera.
Al momento de estirar, la respiración tiene que ir en correspondencia con cada uno de los movimiento, que deben ser lentos y relajados.
Una buena forma de estirar es practicar la siguiente postura: Pararse con los pies separados a la altura de la cadera y los brazos a los lados del cuerpo. Llevar la barbilla al pecho, sin separarla durante todo el ejercicio, y proceder a bajar con la espalda dorsal mientras se contrae el abdomen y se flexionan las rodillas. Bajar la espalda lumbar y acercar el abdomen y el pecho a los muslos. Mantener esta posición entre 10 y 15 segundos, con la respiración relajada y lenta. Volver a la posición original lentamente, sin despegar la barbilla del cuerpo hasta no estar erguidos.