Consejos para avanzar en la técnica de la zancada

Desarrollar la técnica adecuada para correr, en la que se optimice al máximo posible la zancada y la fuerza de la articulación del tobillo para lograr velocidad, es muy importante no sólo para lograr un mejor rendimiento, sino también para prevenir lesiones.

Mejorar la forma en que corremos contribuye no sólo a aumentar el rendimiento y desarrollar fuerza en regiones específicas de apoyo e impulso, sino que previene las lesiones que afectan principalmente la articulación del tobillo y los ligamentos de la zona.
Una buena manera de desarrollar técnica en la pisada es realizar ejercicios luego del entrenamiento, cuando los músculos están entrados en calor y trabajados al máximo. Sobre una superficie de unos 30 o 50 metros, llana y blanda, como césped o tierra, realizar los siguientes ejercicios permite alcanzar una mayor destreza.
Andar de puntillas elevando al máximo los talones, y de talones levantando las puntas de los pies; hacerlo hacia delante, hacia dentro y hacia fuera, con pasos muy cortos.
Practicar saltos laterales rápidos, tocando los tobillos cuando alcancen el punto más alto
Realizar una zancada corta elevando una sola rodilla, luego cambiar. Coordinar bien con el movimiento de brazos para llevar el codo lo más atrás posible
Hacer saltos cortos casi sin flexionar la rodilla, para impulsarse sólo con el tobillo; repetir elevando una rodilla alternativamente en cada zancada para relajar.
Realizar un skipping normal, que consiste en tirar de brazos con los codos flexionados y correr levantando las rodillas, y uno por detrás, que es con el tronco hacia adelante y llevando los talones a los glúteos.
Correr de puntillas sin flexionar las rodillas con los pies hacia delante, mientras se estiran los brazos hacia atrás.