Lubricar rozaduras para prevenir irritación y ampollas

En pruebas de resistencia, en la que las distancias y los tiempos se extienden, las rozaduras de la ropa sobre la piel pueden generar irritación y molestias posteriores.

El sudor, la humedad, la ropa áspera o nueva y el movimiento monótono y sostenido en el tiempo, son los ingredientes que resultan en heridas por rozadura o ampollas, en el caso de los pies y los tobillos. Es una contrariedad de la que todos los corredores deben protegerse, para evitar una irritación que resulta dolorosa, molesta, y genera una incomodidad que puede llegar a requerir días de reposo pasivo.
Muchas personas recurren a los apósitos o curitas en los pies, pero esto sólo incrementa la humedad y el calor en la zona afectada, haciendo que el parche resulte temporal y las heridas, tarde o temprano, aparezcan sobre la piel.
Para prevenir heridas por rozaduras o ampollas,  los corredores utilizan vaselina sólida para lubricar las zonas más sensibles, que son los pies y tobillos, los muslos y las axilas.