Cómo evitar la cronicidad luego de una lesión

Uno de los mayores inconvenientes con las lesiones una vez que ocurren es el riesgo de que se vuelvan crónicas, ya que las zonas afectadas quedan sensibles si la herida no es sanada correctamente. Algunos consejos para prevenir la recurrencia.

El mayor problema de los corredores son las articulaciones, los tendones y los músculos de las piernas,  ya que el impacto de las pisadas y las repeticiones suelen generar inflamación, dolores y molestias, en especial si el deporte se practica sobre superficies muy duras o irregulares, con calzado inadecuado o con demasiada intensidad.
Una vez producida una lesión en algún sector del cuerpo, como un estiramiento, desgarro, luxación, esguince o cualquier otra, el tiempo de curación es variable y debe ser supervisado por un médico.
Un prudencial tiempo de reposo es el primer paso para lograr que el cuerpo vuelva a acomodarse a su forma original y recuperar los tejidos dañados. La rehabilitación kinesiológica correctamente supervisada para fortalecer la zona afectada, junto con un cambio en las condiciones que la produjeron originalmente, contribuyen a evitar nuevas lesiones en el mismo lugar.