La sucesión de pequeñas voluntades...