¿Por qué tengo dolores de cabeza después de correr?

A veces ocurre que, después de un entrenamiento muy exigente o carreras largas en las que el corredor se compromete de lleno con el ejercicio, sobrevienen dolores de cabeza por distintas causas.

El dolor de cabeza después de una carrera tiene tres causas principales:

1. Deshidratación. La sensación es como una especie de resaca, que indica que se debe reponer líquido lo antes posible. Mantenerse hidratado durante la carrera, procurando tomar cada media hora agua ó bebidas isotónicas ricas en electrolitos y minerales, es importante para evitar el malestar.

2. Apunamiento. Esto se da en especial en carreras de montaña, cuando la altura es demasiada, y se presenta como un dolor agudo, en especial en la zona de las sienes, a causa de la falta de oxígeno. Reducir la intensidad y la duración de las carreras hasta que el cuerpo se acostumbre al cambio de altitud, es la forma de evitarlo.

3. Restricción de oxígeno. Después de entrenamientos muy exigentes y prolongados que superan la capacidad aeróbica del organismo, se consume mucho oxígeno y a veces los niveles en la sangre caen por debajo de lo normal, provocando dolor de cabeza. Lo mejor es reposar, beber agua y comenzar con el proceso de relajación y recuperación muscular que se debe realizar después de cada carrera.