Consejos para que corras sobre arena

Evitar los médanos, protegerte del sol, entrenar sobre arena húmeda, no correr descalzo por mucho tiempo y más tips para que te des el gusto de correr por la playa, en esta nota.
El mejor dia para que corras sobre la playa es cuando hay marea baja ya que medida que el agua se va de la costa deja la arena con una consistencia no perjudicial para tu entrenamiento.
Empezá sobre arena mojada: 

Si es la primera vez que entrenás en la playa empezá por la arena mojada es mucho más fácil que en la seca. Luego de entrar en calor podés agregar 2 intervalos de 3 minutos en la arena suave, con recuperaciones más largas en la mojada. A medida que te acostumbres a la arena seca, podés empezar a correr a sobre ella durante períodos más largos.

 Buscá superficies planas:


Decile NO a los médanos! puede dar lugar a lesiones en las rodillas y los tobillos. Si querés realizar un entrenamiento sobre arena montañosa planificalo con su entrenador y agregá un poco de gimnasio unos meses antes para fortalecer las piernas y prevenir lesiones.

 No esperes un buen ritmo:


Entrenar en la playa es más difícil que en pavimento, así que tendrás que ir más despacio. No te excedas ni te exijas. Mantenete hidratado: Para evitar la deshidratación o un golpe de calor. Asegurate de que haya una canilla en algún balneario, llevate un cinto de hidratación o plata para comprar alguna bebida. Protejé tu piel: Si corrés por la playa estarás expuesto a los rayos solares. Elegí los horarios donde haya menos radiación solar como la mañana bien temprano y el atardecer. Igualmente utilizá protector sola mayor a factor 15. 

Cuidado si corrés descalzo:


Correr descalzo es una buena manera de ganar fuerza en los pies. Pero como tus pies están acostumbrados a usar zapatillas para entrenar, no son lo suficientemente fuertes para correr sobre arena. Si empezás a entrenar normalmente descalzo en la playa podés lastimarse. Podés correr sin zapatillas para sumar fuerza en tus pies no más de 15 minutos. Otro de los peligros de correr sin calzado es que podés cortarte, pisar un agua viva y encontrarte con playas llenas de caracoles. .